lunes, 25 de marzo de 2013

Vale dejó una deuda de 700 millones de pesos


Entre las firmas afectadas están la sueca Skanska, y las brasileñas Odebrecht y Camargo Correa, entre otras.

 La minera brasileña Vale se fue del país tras romper unilaterlamente sus contratos de concesión con el Estado argentino y dejó un tendal de deudas por 712 millones de pesos a unos veinte proveedores nacionales y del exterior.
El pasivo fue dado a conocer por los proveedores que se juntaron para analizar la crítica situación que dejó la salida intempestiva de Vale del proyecto minero para la extracción de potasio en el sur de Mendoza, a 50 kilómetros del límite con Neuquén.
La mayo parte de la deuda es con el sector de la construcción, dado que unas 20 empresas ya habían construido el 60 por ciento de la planta; el 25 por ciento del puerto; y el 5 por ciento de la obra ferroviaria.

Deuda mendocina
Fernando Porretta, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción Mendoza (CAC), precisó que a sólo a unas ocho empresas constructoras de capital mendocino Vale tiene que pagarle unos 400 millones de pesos.
A la constructora Skanska, por ejemplo, la firma de origen brasileño le debe unos 170 millones de pesos por el avance de las obras iniciales, correspondiente a los meses de enero, febrero y marzo.
Para el gobierno mendocino de Francisco Paco Pérez, en tanto, la deuda documentada hasta el momento es de unos 300 millones de pesos, lo que el viernes la gestión provincial intentó en vano comunicar a la firma brasileña.
El secretario de Ambiente, Marcos Zandomeni, esperó el vienes último unas seis horas en un lujoso hotel porteño de Puerto Madero para que en el edificio de al lado, donde tiene su sede la empresa minera Vale, algún brasileño lo atendiera.

Pasivo potencial
El reclamo tenía un número concreto: según la deuda documentada que hasta ahora maneja el gobierno provincial, Vale dejó un pasivo de 300 millones de pesos con contratistas y proveedores locales.
Zandomeni reconoció que si bien la cifra es muy inferior a la que señalan los propios proveedores, esta podría dispararse cuando la gestión Pérez avance con el relevamiento de contratos económicos no cumplidos por la compañía minera.
En el listado de empresas constructoras figuran algunas de orden nacional y internacionales como las brasileñas Camargo Correa (encargada de la obra ferroviaria) y Andrade Gutiérrez al frente de las obras en la terminal portuaria de Bahía Blanca junto a Skanska.
La planta de tratamientos ubicada en la localidad mendocina de Malargüe, en tanto, estaba en manos de la Unión Transitoria de Empresas (UTE) Odebrecht S.A. -que controla el 60%- y Techint, con el 40%.

Fuente: La Mañana, Neuquen

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada