martes, 12 de marzo de 2013

La Federal sigue a cargo de la custodia del subte, aunque Berni dice que no


El secretario de Seguridad afirmó que ahora está la Metropolitana.


 Marzo de 2012. Dos agentes en una de las estaciones. En ese momento se debatía el retiro de la fuerza del subte.

El anuncio del Gobierno nacional sobre la seguridad en los trenes derivó en un nuevo cruce con el Gobierno porteño. El secretario de Seguridad Interior, Sergio Berni, aseguró que la vigilancia de los subtes le corresponde a la Policía Metropolitana ya que el Gobierno porteño se hizo cargo de la red, pero en la Ciudad aseguraron que la responsabilidad sigue siendo de la Policía Federal.

“El servicio de seguridad en los subtes lo está cubriendo la Policía Metropolitana y se debe hacer cargo del total control de la seguridad, como corresponde”, aseguró Berni. Sin embargo, Clarín pudo comprobar que la Metropolitana aún no trabaja en la red, y que la concesionaria Metrovías le sigue abonando los adicionales a la Federal.

Además, fuentes de Subterráneos de Buenos Aires, la empresa estatal porteña que controla el servicio, sostuvieron la postura que el Gobierno porteño tuvo desde siempre respecto de esta cuestión: que la obligación de la seguridad en la red sigue siendo del Estado nacional.

La polémica por la vigilancia de las estaciones y formaciones de los subtes viene desde que comenzó la novela por el traspaso del subte. En febrero del año pasado, luego de que se firmara el acta-acuerdo para iniciar el proceso de transferencia, la ministra nacional de Seguridad, Nilda Garré, anunció unilateralmente que la Federal iba a dejar de custodiar la red de subtes. Esto generó el rechazo inmediato del Gobierno porteño, al punto tal de que se convirtió en uno de los motivos por los cuales se frenó en ese momento el traspaso del servicio.

La Ciudad llegó incluso a lograr un amparo judicial para que la custodia se mantuviera, y a la vez la Presidenta ordenó sostener a la Federal un mes más. Pero después el tema salió de la agenda y no se volvió a discutir, por lo cual fue la fuerza policial nacional la que se quedó en los subtes.

Según pudo comprobar Clarín, la concesionaria abona mensualmente los adicionales para que unos 800 agentes custodien las 78 estaciones del subte y las 17 del Premetro. Pero, tal como suele suceder con las coberturas de los partidos de fútbol, en realidad cumplirían realmente la tarea la mitad de los efectivos.

Pero más allá de la posición actual, en el Gobierno porteño reconocen que a futuro deberán hacerse cargo de la seguridad con la Metropolitana, pero para ello necesitan que al menos una camada más de 500 agentes termine su formación y se sume a la fuerza, lo que podría demorar un año, o incluso más si se priorizaran otros objetivos policiales. Por eso, la idea de los funcionarios del área de Seguridad es avanzar primero con un plan para instalar cámaras de seguridad en las estaciones y controlarlas desde el Centro de Monitoreo.

Fuente: Clarin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada