viernes, 24 de febrero de 2012

De Vido dijo que el Estado será "el principal querellante"


El ministro de Planificación brindó una conferencia de prensa junto al secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi. El choque de un tren en Once dejó un saldo provisorio de 50 muertos y 703 heridos. Hay 12 desaparecidos. 

El ministro de Planificación, Julio De Vido, anunció esta tarde que el Estado argentino será "el principal querellante" en la causa judicial por la tragedia de Once, y negó "cualquier tipo de protección" para la empresa concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA).

En una conferencia de prensa que brindó junto al secretario de transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi en el microcine del Ministerio de Economía, De Vido agregó que "no hay palabras que puedan describir el dolor por este trágico hecho que atravesó el país ayer".

En ese sentido agregó: "le hacemos llegar a los familiares de las víctimas fatales y de los heridos nuestras profundas condolencias".

Por su parte, el juez federal Claudio Bonadío, a cargo de la causa por la tragedia en la estación ferroviaria de Plaza Miserere que dejó 50 muertos y más de 700 heridos, conformó un junta de peritos para que investiguen el siniestro.

El magistrado convocó a dos peritos ingenieros de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y a otros del cuerpo de expertos de la Corte Suprema.

Bonadio ya notificó a la empresa, a la Secretaría de Transporte y a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte para que propongan los "puntos de pericia" que estimen pertinentes y, si lo consideran necesario, que designen un "perito de parte" para que se sume a los expertos oficiales.

Los informantes indicaron que las actuaciones aún se encuentran en la División Sarmiento de la Policía Federal y que el magistrado también espera en informe acerca de las comunicaciones desde la cabina del "motorman" con la base operativa.

El choque se produjo cuando la formación no pudo detenerse al llegar al andén y colisionó contra los frenos hidráulicos de contención, generó de inmediato la desesperación de los cientos de pasajeros que viajaban en el tren, especialmente en los primeros dos vagones.

El impacto se registró a las 8:32 de la mañana, una hora "pico" en la llegada de pasajeros hacia el centro de la Ciudad, y enseguida comenzaron a arribar al lugar ambulancias y efectivos de bomberos, Policía y Defensa Civil, para rescatar a las víctimas del que se convirtió en el segundo accidente ferroviario más grave en la Argentina, después del ocurrido en Benavídez, con 200 muertos.

Bomberos y rescatistas de Defensa Civil tuvieron que sacar pasajeros desde el techo de los vagones más afectados -el primero y el segundo de la formación-, a través de una grúa.

Testigos indicaron que en el momento del choque, cuando los pasajeros se aprestaban a descender, la mayoría cayó al piso y en medio de escenas de pánico, fueron pisados por algunas personas
que pugnaban por escapar hacia el andén.

"El tren venía muy rápido, no esperaba esto porque siempre para. Todo el mundo estaba desesperado, todo el mundo quería salir. Me duele el pecho porque me pisaron", expresó una joven que esperaba ser asistida sentada en el andén, junto a otros pasajeros.

"Se escuchó un impacto muy fuerte y todos fuimos a parar al piso. Tengo un golpe muy fuerte en el brazo. Cuando salí, volví a a ayudar a los que estaban peor, pero llegué hasta ahí porque el dolor era mucho", expresó un hombre de unos 30 años al contar su propia experiencia.

Al menos 17 ambulancias y dos helicópteros del SAME, cuyo trabajo fue destacado por Schiavi, trasladaron heridos hacia distintos centros asistenciales.

En medio de la emergencia, una ambulancia chocó contra un local situado en las avenidas Corrientes y Pueyrredón, y una empleada resultó herida.

Uno de los helicópteros trasladó al maquinista del tren, el cual fue rescatado tras permanecer atrapado durante más de una hora en el interior de la cabina de la locomotora.

fuente Cadena3

No hay comentarios:

Publicar un comentario