viernes, 15 de febrero de 2013

El tren que le quitaron a Tucumán, llegó a Salta, pero se va para Chaco


 “Apolo”, la máquina con la que dejaron a Tafi Viejo sin esperanza de reactivación ferroviaria, ya está en Güemes. Decían que venía para ampliar el servicio con la capital, pero la llevarán a Resistencia, a cambio de dos duplas deplorables.


La comunidad de Tafí Viejo sigue sin consuelo por la pérdida de “Apolo”, el coche motor que prometía la vuelta de los trenes a ese emblemático pueblo ferroviario de Tucumán y que fue traído a General Güemes, hace una semana, con el supuesto fin de ampliar el servicio con la capital salteña.

Los taficeños sólo habían visto correr esa máquina el 18 de junio de 2009, en un viaje inaugural que encabezó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por videoconferencia y tuvo al gobernador José Alperovich sentado en la locomotora. Desde entonces, la dupla de origen español estuvo confinada en los talleres, sin uso, porque entre Tafi Viejo y San Miguel de Tucumán las vías estaban a la miseria y ocupadas por más de 300 viviendas.

Aún así, en la tierra del limón cuatro generaciones tenían puestas sus esperanzas en esa máquina y le tomaron tal cariño que el modelo de fabricación terminó por imponerse como un nombre propio. “Apolo se fue a Salta a pesar de las protestas de los vecinos”, titularon los medios tucumanos hace una semana, como epílogo a una marea de indignación que había comenzado a desbordar, varios días antes, en las redes sociales.

El pasado jueves 7, tras la caída de la tarde, “Apolo” fue retirado de los talleres de Tafi Viejo en medio de un hermetismo casi absoluto, por temor a que los vecinos movilizados en protesta ocasionaran algún daño a la formación que partía hacia Gemes. El sigilo no evitó que infinidad de niños, hombres y mujeres despidieran a “Apolo” con aplausos y lágrimas.

Aquella tarde que los taficeños difícilmente olvidarán llamó la atención que el acondicionamiento y traslado de la dupla a General Gemes estuviera a cargo de una comisión de técnicos, maquinistas y mecánicos de Chaco.

Recién ayer, tras varios días de intentos infructuosos, El Tribuno pudo conocer la razón de ello. El destino de “Apolo” nunca fue el servicio de Salta, como Alperovich y el intendente taficeño Javier Pucharras señalaron ante los medios y la ciudadanía de Tucumán, sino la provincia que gobierna Jorge Capitanich.
Este diario, por más de una fuente bien informada, confirmó en la víspera que la dupla traída desde Tucumán será trasladada de un momento a otro a Chaco, donde será sumada a los servicios que la Operadora Ferroviaria del Estado (SOFSE) tiene habilitados allí.
Las mismas fuentes anticiparon que a cambio de la máquina que llegó desde Tucumán con un estado general aceptable llegarán a Gemes desde Chaco dos duplas que presentan condiciones calificadas de malas a deplorables.

La Asociación de Ferroviarios Cesanteados de Gemes, que reclama con insistencia la ampliación del servicio de pasajeros con la capital salteña, ya estaría al tanto de este curioso trueque que procederá en los próximos días, en otra confirmación de lo mucho que falta y lo lejos que se está de una genuina y sustentable reactivación de los servicios ferroviarios de cargas y pasajeros.

"La intención es ampliar el servicio"
El director de la Unidad de Proyectos Ferroviarios de la Provincia, Marcelo Lazarte, afirmó que la ampliación de las frecuencias del servicio que une a las ciudades de Salta y General Güemes es una intención firme, a partir del reinicio de las clases, independientemente del destino que tenga la dupla que fue traída a la provincia días atrás y desde Tucumán.

En declaraciones a la corresponsalía de Gemes de El Tribuno, Lazarte prometió que “en pocos días se iniciará la construcción de un apeadero en la Universidad Católica de Salta”. El funcionario afirmó que “la intención es ampliar con una salida más la frecuencia diaria del tren una vez que se reanuden las clases y esté concluidos los trabajos” de la plataforma para el ascenso y descenso de los estudiantes que usan el servicio ferroviario y cursan carreras tanto a la Universidad Católica como en la UNSa.

La ampliación del servicio que habilitó la Operadora Ferroviaria del Estado (SOFSE) está sobradamente justificada por la demanda que tuvo el tren de pasajeros el año anterior, con un promedio 75 usuarios por viaje, cuando la capacidad de la dupla es de sólo 60 pasajeros sentados. Las comunidades de Gemes aspiran a más frecuencias en la semana y una salida los domingos.

Fuente: El tribuno

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada