lunes, 17 de diciembre de 2012

Maquillaje celeste para el Sarmiento


El ministro Randazzo ordenó pintar todas las formaciones con su color preferido; las primeras en salir de los talleres fueron las de doble piso construidas en la empresa de Cirigliano


La antigua locomotora con la inscripción del la extinta Ferrocarriles Argentinos remolca a esta formación ahora color celeste.


La formación llegó a la explanada que está detrás de los lujosos edificios de Catalinas y esperó paciente que le dieran vía libre para avanzar. Se trataba de tres coches azules, doble piso, que lucían prolijamente pintados. "Línea Sarmiento" y el logo de "Transporte público" son las únicas inscripciones que la flamante formación tiene estampadas en sus laterales. Los remolcaba una viejísima locomotora pintada con los colores de la extinta Ferrocarriles Argentinos.

Varios ocasionales testigos que caminaban por Puerto Madero miraban con sorpresa la formación cuando LA NACION la sorprendió en el lujoso barrio porteño. Pero a no ilusionarse con coches nuevos o inversiones importantes en el alicaído tren argentino. La formación que LA NACION sorprendió en la tarde del viernes no es más que un tren que ya funcionaba, que el Gobierno y los nuevos concesionarios del Ferrocarril Sarmiento discontinuaron y que el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, se apuró en pintar para mostrar su gestión en un ramal que se cae a pedazos. No hay nada nuevo; apenas unas manos de pintura.

El tren doble piso que el viernes era remolcado ya había sido inaugurado el 29 de noviembre por la presidenta Cristina Kirchner en Mercedes, acompañada entonces por el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, y el hombre fuerte de la concesionaria Trenes de Buenos Aires (TBA), Claudio Cirigliano. Cubría el trayecto entre la Estación Once y Mercedes con un servicio diferencial que tenía aire acondicionado y Wi-Fi y por el que se pagaban 20 pesos por tramo.

"Debemos empezar a discutir un transporte urbano. Yo desafío a cualquier economista a que comparemos esta calidad de servicio con lo que pasa en países limítrofes y vamos a ver que desde aquel transporte construido a este que tenemos hoy hemos dado un salto cualitativo importante. Falta mucho, pero lo importante es lo que hemos hecho", decía la Presidenta aquella tarde.

Pero de aquel tren ejemplo impulsado por una locomotora tipo 319 comprada a la española Renfe quedó poco. Cuando el Gobierno rescindió la concesión de TBA, los nuevos operadores de la Unidad de Gestión Operativa Mitre Sarmiento (Ugoms) discontinuaron el servicio. ¿El motivo? Adujeron que no había locomotoras disponibles para remolcarlos. Los vagones, que por entonces estaban pintados, pero con los colores de TBA, quedaron tirados durante un tiempo en los talleres de Villa Luro.

Poco tiempo después, según pudo saber LA NACION, Randazzo y su gente empezaron a presionar para tener lo antes posible los coches pintados con el color celeste que caracteriza a la Agencia Nacional de Seguridad Vial y a toda la gráfica que acompaña al nuevo DNI. Los ferroviarios insistieron en que no era conveniente pintarlos hasta no someterlos a una revisión y reparación. "Antes de pintarlos tienen que frenar", se le dijo al ministro.

Finalmente, pese a la predilección que tiene por posar en unidades flamantes, Randazzo se convenció. Sin embargo, logró que ocho formaciones que se están reparando en Villa Luro ya se pinten con sus colores preferidos y, además, se dio el gusto de fotografiarse junto a empleados ferroviarios y a los vagones celestes.

Pero como ese trabajo tardaría, avanzaron con el proceso de "embellecimiento" -así se denomina a la pintura y limpieza de los vagones- de esta formación. Pero, claro, pese a ser un enemigo en público, Cirigliano, dueño del taller ferroviario Emfer, es uno de los pocos que podían ponerlos en condiciones en tiempo récord. Entonces no hubo otra alternativa que entregarle la obra al procesado por la tragedia de Once.

Durante semanas, los mismos operarios que los habían pintado con los colores de TBA le dieron la nueva impronta. Randazzo ya tiene sus vagones celestes. Y pese a que no son nuevos, podrá posar junto a ellos. Y si quiere, volver a invitar a la Presidenta para encabezar un nuevo acto con los vagones maquillados.

FUGAZ DEBUT DEL NUEVO COLOR

Anteayer, la formación partió ya terminada de los talleres de Villa Martelli y por las vías del ramal Mitre llegó al puerto porteño. Transitó por Puerto Madero y a la altura de la Casa Rosada se metió en un túnel, que alguna vez utilizó un ramal que venía desde Haedo, y emergió a la altura de Bulnes y Rivadavia para transitar, nuevamente, por las vías del Sarmiento..

Fuente: La Nacion

1 comentario:

  1. Son solos medidas cosméticas pero de obras de gran envergadura. Nada.

    ResponderEliminar